7 de junio de 2018

El tiempo y el verbo






Nos haremos un regalo,
cargaremos de aire nuestro pecho
creeremos ser felices otra vez,
otra vez y cada vez con más frecuencia.

Nos haremos un regalo,
acentuaremos el ritmo de la nada postergada,
osando ver una luz que brille más alta,
una luz que retire de la ira
al grito como medio.

Nos haremos un regalo
que nos haga ver la claridad
de lo que no existe ahora,
todo lo que vive apagado entre lamentos,
todo lo incapaz, lo no evaluado
y lo que abarca una mano atormentada,
todo, por qué no,
también el alma y aquello, lo lejano,
todo lo soñado.

Nos haremos un regalo
imperceptible, aún así
desnudo de su envoltorio,
la parte noble de una leve silueta en el aire,
como un susurro suave,
sinuoso susurro silencioso
sabedor así de serlo,
aunque habite en las estrías
si los cuerpos que pululan por las calles del eco.

Nos haremos un regalo
sin el rastro de la carne,
una lanza al viento
con olor a todas partes
y nosotros mientras tanto,
meros cómplices de  la forma del sueño,
el mismo nombre de nuestros gestos,
esa nada habitada por hombres grises
que fingen ser feroces.

Nos haremos un regalo,
una moneda de  cambio que no inventará nada,
igual que un silencio lúgubre,
como un camino alternativo
desde la vida hasta la propia vida,
silencio emergente del silencio
para que nadie sepa una respuesta.

Nos haremos un regalo;
Tan sólo se llamará regalo, sin más,
Impidiendo el látigo de las apariencias
En una partida única librada al viento,
Mar secreto en las alturas de aquel que se hizo llamar
Partidario del silencio sin saberlo,
Obligando al hombre oculto a sus preceptos.
Y nosotros hombres y mujeres de cristal
para siempre y mientras tanto,
nos haremos un regalo.








La fórmula del tiempo quizá sea lo más opuesto a lo que somos. Kentaro Miura dibujó desde su tiempo este dragón que alguien plasmó en las redes sociales compartiendo así su dibujo que a su vez era su tiempo. A través de un teléfono móvil, Laura volvió a dibujarlo a miles de millas, también desde su tiempo, tiempo que Luca (ese peludo cariñoso) unificó quizá desde la simple respuesta de lo que somos; tiempo.





Versión audiopoema por Jorge Romero, Pilar Gámez, Nono Vázquez, Marina León y Raúl Góngora

3 comentarios:

  1. El mejor regalo es darse uno mismo. Gracias, poeta, por poner en forma de letras esta gran enseñanza, que hemos podido además compartir en esa enorme medida, y que nos ha permitido comprobar su mensaje en primera persona. Feliz primer aniversario para el blog, y larga, larga vida.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Jorge. "Nos haremos un regalo compartido entre el resto del mundo. Desde el corazón, instaremos al cerebro a que ordene abrir nuestros brazos para acoger y ayudarnos entre todos. Sin distinguir colores, lugares ni ideas. Nos haremos una regalo; por una vez seremos de verdad seres HUMANOS.

    ResponderEliminar
  3. Es precioso Jorge y os ha quedado de lujo el audio, felicidades.
    El tiempo que has empleado, ha sido el regalo que nos has dejado, precioso!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar