19 de octubre de 2017

Agua y hombre




Trabajo en un lugar
donde el agua transcurre
con la certeza del tiempo,
esa nostalgia desplegada
en los recuerdos de una vida
tan rara como incansable,
así persisten aún en la deriva
agua y tiempo despojados
desde la mano del hombre.

trabajo en un lugar
donde el agua viaja herida
sin el pudor de su color, doblegada,
y así navega lo que puede y busca
en lo más apremiante del último minuto,
una salida entre tanto laberinto
de máquinas que mutilan
su noble fisonomía de quietud relajada.

trabajo en un lugar
donde el agua se viste de gala
y vive libre y se despide,
como lo hizo el hombre
antes de la mirada oculta
de la osadía y  el abandono,
en cierto modo, hay algo
que me hace pensar
que somos como el agua,
gota a gota a expensas
de una gravedad finita,
apenas un viaje tan largo
como imprevisible,
hombre a hombre, agotando
impunemente sus caminos
para vestir de futuro su presente.
En cierto modo, me reafirmo,
somos como se dice, semejantes,
cuando llegamos al mismo mar
reflejando el mismo cielo,
y no hay agua tan noble como aquella
que lejos de morir en la batalla
multiplica su destino en cada hombre.









" Aquel que sabe escuchar el murmullo de los ríos, 
jamás sentirá una completa desesperación"

                                                                                       Henry David







Versión audiopoema, por Nono Vázquez

4 comentarios:

  1. Sublime el texto y el audio. De los últimos que he leído tuyos, el mejor (en mi modesta opinión)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Raúl, por dedicarle unos minutos a mis versos, un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué suerte el agua de que le hagas un poema y el hombre por parecerse. <precioso Jorge.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre y agua, siempre tan unidos... Gracias por tu comentario, un abrazo.

      Eliminar