6 de julio de 2017

Los secretos del aire (plaza de los sauces)




En alguna calle diáfana
de vez en cuando nace una plaza
cargada de sentencias para el suspiro,
entonces sorprendido, surcará el viento
tu espacio en lo más inevitable del tiempo,
y tu huella se tornará mirada
para esculpir todo lo que gira y gira,

Plaza de los sauces

... ay locos remolinos
que trajinan lo que ya nadie quiere,
los papelillos manchados del norte,
las manos locas enamoradas del sur
los colores sin dueño, sin tierra y sin destino,
y como arcanos inmundos del laberinto,
tantas hojas hartas de viajar por las esquinas
sin equipaje, apenas esas pequeñas bolsas
que deshincharon ociosos los niños,
en un ir y venir con sus golosinas.

En alguna calle diáfana
de vez en cuando nace una plaza,
donde queda todo cuanto el aire arrastra,
lo que pudo rasgar de las entrañas
desde una noble daga cargada de tiempo
y orden ancestral,
el aire que enredó refinado mis ideas
y no quiso multiplicar mis penas
como lo hace el hombre,
depuso su parte del botín
no quiso vivir en la opulencia,
sólo cuidó las inmundicias sin brillo
y los besos alquitranados
como los pasos sutiles del aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario