8 de junio de 2017

Miradas devueltas




Cuando una mirada regresa
se hace largo el latido que la hizo volver,
entonces llora hacia los esparcidos restos
como diamantes robados, para saciar
a los amores que quiso
y no pudo sino soñar,
abatida, entre suspiros de pena y gloria
lamenta el germen negado
que cantó el silencio de los perdidos,
ante las redes urdidas
de aquella batalla cruenta,
que le arañó las mejillas
entre juramentos de amor alevoso.

Así sucumben las miradas,
las célebres gacelas
que inician el salto
sin  marcar el riesgo de sus abrazos,
la curva cúspide del deseo
que las volverá miradas sin nombre,
ofreciendo sus ases de viento
para perder la cabeza
en otra parada, la última
de la última línea del bus
donde todo se tornará comienzo
y látigos de derroche ensangrentado,
y siempre hay un goteo de razones
las verdaderas invictas de la contienda,
el algo que nos devuelve a la besana
del labrador más anheloso,
la quietud del sentimiento
que narra los cuentos vespertinos
entre nanas para benévolas miradas.



VERSIÓN AUDIOPOEMA POR NONO VÁZQUEZ

2 comentarios:

  1. Puede ser casualidad, pero desde que Jorge me dio la oportunidad de poner voz a este poema, no puedo dejar de pensar en el destino de todas esas miradas devueltas que se van quedando por el camino. Gracias, no me canso de leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nono , es un poco lo que alguna vez hemos hablado, en la calle está todo, hasta la poesía. A mí este tema de la mirada me ha cautivado siempre, no sé porqué, es algo intangible pero a su vez mueve cantidad de peso en nuestro comportamiento, por decirlo de alguna manera. Un abrazo amigo.

      Eliminar